EL COCHE ELÉCTRICO EN EL AUTOCONSUMO

03 / 11 / 21

No se puede negar que la movilidad eléctrica está a la orden del día.  No se oye otra cosa y la gente ya empieza a pensar en cómo podríamos abastecer a los vehículos, los cuales tienen grandes demandas de energía. Se debe tener en cuenta que las baterías de los vehículos eléctricos (VE) no son como las de un móvil. Estas baterías tienen unas capacidades que pueden ir desde los 35 KW/h de potencia de un vehículo pequeño urbano, hasta algunas que ya pueden superar los 100 KW/h en vehículos grandes.

Si tenemos la suerte de tener un garaje particular siempre podremos aprovechar y poner una base de carga para nosotros. Pero esto no es lo habitual. Entoces, ¿qué mejor que aprovechar la energía solar para poder cargar la gran capacidad del almacenamiento del VE y así, también, poder aprovechar esta batería para otros usos? Vamos a verlo.

La optimización del funcionamiento que obtenemos de nuestra instalación depende de la localización, ya que las horas solares pico no son las mismas si tenemos la instalación en Galicia, con 1.170 horas solares pico que permiten generar hasta 2.047 kWh anuales, que si tenemos la instalación en Almería con 1.710 y con las que incrementamos la producción hasta los 3.052 kWh.  Por ejemplo, si tomamos como base un VE con una batería de 50 KW/h con un consumo medio de unos 350 Km por recarga y recorremos unos 15000 km al año, consumiremos 2.205 kWh de energía anuales de los cuales, si tomamos los datos de producción por zona que hemos visto, podemos tener un 33% de energía fotovoltaica más para poder consumir en nuestro VE.

Hoy en día, además de poder tener nuestra instalación de autoconsumo, podemos proyectarla y optimizarla muchísimo más con la adquisición de un VE. Ahora mismo, a la hora de proyectar nuestra instalación, tenemos que irnos directamente a los inversores cargadores de los que ya disponen los fabricantes de inversores fotovoltaicos, los cuales están diseñados para trabajar de forma óptima con nuestros VE.

Estos inversores cargadores tienen la posibilidad de trabajar de forma “normal”, es decir, sin tener conectado nuestro VE, haciendo autoconsumo directo, alimentando nuestras cargas e inyectando el sobrante de energía a la red.  En cuanto conectamos nuestro VE, podemos trabajar de diferentes maneras cargando la batería del VE. El hecho de funcionar con estos dispositivos nos puede dar un ahorro importante, aprovechando la energía fotovoltaica para cargar la batería, como también cargarla más rápidamente combinando la potencia que tengamos en nuestra casa con la producción que obtendríamos del propio inversor. También hay que decir que la energía cargada en nuestro VE tiene más opciones aparte de poder utilizarla para la movilidad, ya que una vez llegado a casa y conectado nuestro VE al equipo podemos descargar cierta parte de energía en el caso de que aun tengamos un remanente de esta, para poder utilizarla en un autoconsumo en nuestra vivienda.

Como podemos ver, tenemos muchas posibilidades para poder aprovechar nuestro VE en nuestras instalaciones fotovoltaicas y así utilizar de la mejor manera posible la energía verde. Por supuesto desde Bornay disponemos de todos los elementos para optimizar estas instalaciones y estaremos encantados de ayudar a realizar un mundo mejor para nuestras futuras generaciones con esta nueva movilidad.

 

  Toni Sánchez
  Departamento Técnico
  SAT