ESTAS GALLINAS SABEN MUCHO DE SOL Y VIENTO

18 / 02 / 19

Bornay es una empresa que ha vivido como pocas la evolución de las renovables: no en vano lleva desde la década de los 70 en este mercado. Primero fabricando e instalando mini aerogeneradores y luego añadiendo a esa actividad la solar fotovoltaica (y algunas más). Ahora, tras la aprobación de la nueva regulación sobre el autoconsumo, particulares, industrias, instalaciones agrícolas y ganadera, apuestan, cada vez más, por la producción de su propia energía, lo que les permite no solo ahorrar  dinero sino contribuir a la sostenibilidad del planeta. Y ahí está Bornay para proporcionarles lo que necesitan.

Una de las últimas instalaciones híbridas de la factoría Bornay tienen como protagonista una granja avícola para la obtención de huevos. Está situada en Cas de Pedro, una remota zona de la provincia de Lugo, en la que los pollos son criados en suelo, sin el estrés que sufren los animales confinados en las granjas intensivas. EDF Solar, cliente habitual de la compañía alicantina, se puso en contacto con Bornay para solicitarles dos aerogeneradores Wind 25.3+, de 5 kW de potencia unitaria y el más potente de la gama, que quería hibridar con una instalación fotovoltaica de 35 kW con la que ya contaba la granja.

"Todo el mundo en España conoce a Bornay por ser la compañía líder en fabricación de aerogeneradores. Y nuestra experiencia con la marca siempre ha estado basada en la calidad de los productos que fabrican y distribuyen, así como en una rápida atención técnica cuando se necesita’, explican desde EDF Solar. "Nuestro cliente tenía claro que quería garantía, servicio técnico posventa y durabilidad de esta instalación, que requiere suministrar energía durante las 24 horas del día", añade. Con este objetivo, optaron por una instalación híbrida fotovoltaica y eólica. De esta manera, cuando no existe producción solar, por falta de sol o por horario nocturno, siempre se puede complementar con la producción eólica.


Aunque la potencia que se puede obtener es la suma de los 35 kW que aportan las placas fotovoltaicas, más los 10 kW que aportan los aerogeneradores, la instalación, en conjunto, sólo llega a una producción de, en torno, unos 20 kW, además de los 10 kW producidos por los aerogeneradores y que están destinados a la carga de baterías. Una ampliación de los inversores de fotovoltaica aumentaría automáticamente la producción solar, una iniciativa que se tiene previsto llevar a cabo pronto. Ambas tecnologías, solar y eólica, trabajan al mismo tiempo para aportar energía limpia a la instalación. Los dos aerogeneradores Wind+ 25.3 han sido instalados para recargar un banco de baterías de más de 50 kW. y, de  esta manera,  poder prescindir del grupo electrógeno, con lo que también se produce un ahorro económico importante. Y de contaminación acústica, al disminuir el ruido del sistema electrógeno.

Para el almacenamiento, en este caso, se ha seleccionado la tecnología de baterías de plomo ácido, que es una tecnología con una amplia experiencia y fiabilidad, dándole mucha robustez al sistema. El uso de aerogeneradores en este tipo de instalaciones provoca, además, un aumento de la vida útil de la batería, ya que son capaces de generar energía extra y llevar a las baterías a niveles óptimos de carga, evitando sulfataciones.

Un plus de eficiencia

Para complementar la instalación fotovoltaica, en la parte eólica se optó por estos nuevos aerogeneradores Wind+, que trabajan de una forma mucho más controlada gracias a los reguladores que utilizan, ya que éstos permiten gobernar los aerogeneradores con mayor precisión. Los equipos disponen de conectividad USB, con protocolo Modbus (permite controlar una red de dispositivos y es el más empleado en la industria). También se ha dotado de un registrador de datos (datalogger) con Ethernet para conseguir que las comunicaciones estén al día de en cuanto a IoT (Internet de las Cosas) se refiere. En un futuro cercano y una vez consolidado el sistema actual, el cliente ha comunicado su intención de ampliar el consumo directo con la instalación de más aerogeneradores.

Desde Bornay, la monitorización se puede visualizar desde un apartado privado de usuarios en la propia página web. La versión de visualización para móvil también está desarrollada, por lo que es accesible desde cualquier dispositivo, en cualquier lugar, con una simple conexión a internet. Los inversores elegidos son SMA, productos que también distribuye Bornay y que permiten monitorizar la instalación permanentemente, al igual que el regulador del aerogenerador-

"Toda la electrónica incluida en los equipos de renovables facilita mucho el trabajo a los instaladores, puesto que pueden visualizar los equipos para prevenir cualquier incidencia y actuar en remoto sobre los equipos en caso de ser necesario", explican desde Bornay.

¿Por qué cada vez es más importante la monitorización de los equipos?

La electrónica juega un papel fundamental en dos direcciones. Por un lado, permite tener un mayor control de los equipos y actuar sobre ellos en remoto para prevenir problemas o dificultades. Por ejemplo, si se prevé un temporal en una zona con fuertes rachas de viento que podrían dañar alguna parte del aerogenerador, se puede frenar el equipo de forma remota o incluso hacerlo trabajar de un modo mas tranquilo, para protegerlo. En este sentido, los sistemas de monitorización remota aportan mucha información, comodidad y tranquilidad a nuestros clientes. Para el envío de las lecturas de la monitorización no se requiere un gran ancho de banda. Por ello, los datos podrán ser enviados, prácticamente, desde cualquier ubicación con una simple conexión a internet.

En los gráficos adjuntos se puede observar (en remoto) el buen funcionamiento del aerogenerador, instalado en esta granja, en unas condiciones de viento elevado. Con un viento constante de entre 10-12 m/segundo, el aerogenerador está produciendo, de manera constate, 3 kWh. Si se percibe que puede haber algún problema por un empeoramiento de las condiciones meteorológicas, el equipo se podría, incluso, frenar en remoto desde esta aplicación para evitar cualquier incidencia.

Hay otro aspecto que la firma alicantina valora también especialmente de la monitorización:  "En una empresa como la nuestra, con una fuerte apuesta por la I+D+i, la monitorización nos permite estar aprendiendo continuamente del comportamiento de nuestros equipos en diferentes condiciones meteorológicas para, de esta manera, poder realizar innovaciones más rápidas y continuas sobre nuestros equipos". La tecnología, añaden, "supone un gran apoyo a nuestro sector. Y, en nuestro caso, la incorporación de sistemas totalmente electrónicos de control y regulación convierte a nuestros aerogeneradores en las turbinas eólicas de pequeña potencia más evolucionadas del mercado mundial. De hecho, desde nuestra filial en USA están teniendo una gran aceptación por el mercado americano". En este sentido, "da igual en qué lugar del planeta se encuentre nuestro equipo, ya que podremos tener información continua y puntual de él a través de los sistemas de monitorización. Esto es un gran avance en la tecnología de las instalaciones renovables de pequeña y mediana potencia".

Demasiada burocracia

La legalización de las instalaciones de renovables sigue siendo lenta y muy burocrática, lo que provoca mucha dedicación en tiempo y largas esperas hasta su concesión. Lo dicen desde Bornay, y piden que "esta tramitación se facilite al máximo para terminar de quitar el miedo a las personas que aún lo tienen".

Otra barrera a vencer es que sigue habiendo mucho desconocimiento acerca de la instalación más adecuada para cada caso. Internet ofrece mucha información y productos a un precio inmejorable. Pero cada instalación es un pequeño mundo y le afectan circunstancias muy diversas: horas de sol, obstáculos cercanos, acceso fácil o complejo a la electricidad convencional, necesidad de almacenamiento y un sinfín de etcéteras. En este sentido, "la educación de los consumidores en materia de autoconsumo es fundamental para que puedan escoger instalaciones adecuadas a sus necesidades concretas y con una inmejorable relación calidad-precio", señalan desde la empresa alicantina. 

Además, el IoT (Internet de las Cosas) está provocando que los sistemas sean cada vez más electrónicos, permitiendo la monitorización permanente de los equipos, actualizaciones de software para la mejora del control de los equipos o la ejecución de acciones como frenado, puesta en marcha, disminución de las revoluciones, etc.

Fuente: Energías Renovables

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y obtener estadísticas mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar el uso de las mismas o rechazarlo abandonando la web. Obtenga más información o como cambiar la configuración: Política de cookies